lunes, 16 de mayo de 2011

Date permiso de vivir sin etiquetar tus vivencias.


Quiero compartir contigo el relato de un libro que hace unos años  compre a mis sobrinas y provocó en mi un cambio de paradigma, sobre como calificaba o etiquetaba los acontecimientos de mi vida. Deseo en verdad que esto te permita por lo menos cuestionar las etiquetas o calificativos que le pones hoy en día a tus experiencias.
Del Libro “La suerte de Ozu”  de Claudia Rueda, del Fondo de Cultura Económica.
“Hace muchos años, en tiempo de guerra, un buen hombre y su hijo vivían en una granja. La gente del pueblo los consideraba ticos porque tenían un caballo. Una mañana al entrar en el establo OZU, el hijo, encontrón que su caballo había escapado. Corrió hacia donde estaba su padre. Le contó lo que había visto y le dijo que era lo peor que les había pasado. Al día siguiente, cuando Ozu limpiaba el establo escuchó unos caballos galopando a lo lejos. Salió a mirar qué pasaba y se encontró con que su caballo volvía a la granja acompañado de una manada de potros salvajes. Al ver esto, Ozu corrió hacia la casa gritando: -¡Nuestro caballo ha vuelto y nos ha traído una manada de potros! ¡Esto es lo mejor que nos ha pasado! Su padre, muy sabio, le contestó:-¿Estás seguro? ¿Cómo lo puedes saber?
Esa misma tarde, Ozu quiso domar a uno de sus nuevos potros. En cuanto el caballo sintió el peso sobre su lomo, empezó a saltar sin control y Ozu cayó al suelo, rompiéndose un brazo. Ya en su cama, adolorido, le dijo a su padre que la llegada de los potros eran lo peor que le había pasado. Nuevamente, su padre volvió a preguntarle:-¿Estás seguro?¿Cómo lo puedes saber?
A la mañana siguiente, el padre y su hijo se despertaron al oír unos fuertes golpes en la puerta de la casa. Eran unos soldados que venían a reclutar a Ozu para el ejército. El padre llevó a los soldados al dormitorio de su hijo y les dijo que podían llevárselo. El capitán lo miró detenidamente y comentó muy serio: - Así no nos sirve –y salió de la casa seguido por los otros soldados. Ozu, aliviado, le dijo a su padre: -¡Que suerte he tenido! Pero su padre, muy sabio, le contestó una vez más: -¿Estás seguro?¿Cómo lo puedes saber?
Espero que en esta semana cuando suceda algo inesperado en tu vida en vez de calificarlo de “terrible”, “malo”, “excelente”, “bueno”, pregúntate ¿cómo lo puedes saber? y date permiso de simplemente de  vivir la experiencia y esperar que la vida te sorprenda.
Muchas gracias. 
 

lunes, 2 de mayo de 2011

ELEGIR una herramienta para logra el éxito.


ELEGIR es una herramienta muy poderosa para logra el éxito.
Quiero compartir contigo el poder que conlleva el “ELEGIR”.
Cuando algunos de mis clientes se encuentran estancados en alguna situación personal o empresarial como no vender lo suficiente, no sé a quien hablarle para vender, no sé como vender, no sé a quien vender mis servicios, no sé como motivar a mis personal, no sé como ser empresario, no sé como encontrar trabajo, no sé como ganar dinero, etc. 

 Estas línea de pensamiento te mantiene en estados poco creativo y lleno de miedo.
Ya que, bajo esa línea de pensamientos es muy fácil generar una serie de respuestas que no llevan a la solucionar el problema.

POR EJEMPLO:
Un cliente dice:
No tengo dinero.
No tengo dinero porque no vendo lo suficiente.
No vendo lo suficiente por qué no sé como vender,
O no vendo lo suficiente por qué no sé a quien venderle.
O no vendo lo suficiente por qué no sé que vender.
Por lo tanto, sigo sin tener dinero.

Esta lógica de pensamiento nos explica por qué no logra los resultados pero no soluciona el problema ya que se genera un circulo vicioso con las posibles soluciones.
POR EJEMPLO:
Un cliente dice:
No tengo dinero.
No tengo dinero porque no vendo lo suficiente.
No vendo lo suficiente por qué no sé como vender…
Necesito capacitarme en como vender…
NO tengo dinero para capacitarme…
Por lo tanto, sigo sin tener dinero.

Para romper el circulo vicioso que se genera con esta línea de pensamientos es muy importante, la distinción de ELEGIR la cual te pone en una posición que permite tomar acción que te acerquen a la solución.
POR EJEMPLO:
Un cliente dice:
No tengo dinero.
No tengo dinero porque no vendo lo suficiente.
No vendo lo suficiente por qué no sé como vender.
ELIJO, vender.
ELIJO llamar a un amigo a que me explique como vende.
ELIJO llamar a 3 personas y pedir una cita, etc.
No vendo lo suficiente por qué no sé a quien venderle.
ELIJO, tomar mi agenda y ELEGIR a 20 personas para llamarles.
No vendo lo suficiente por qué no sé que vender.
ELIJO, escoger 1 servicio que se hacer y venderlo.
ELIJO, comprar algo y revenderlo, etc.

Al Elegir le estamos permitiendo a nuestro cerebro trabajar desde su parte más creativa y nos permite ir hacia delante.
Ahora te dejo estas preguntas que deseo sean valiosas para ti. 

¿Qué puedes elegir ahora que te permitirá tener la libertad financiera o de tiempo que requieres?
¿Qué eliges hacer para superar las metas que tu jefe te puso?
¿A quién eliges para que sea tu próximo gran cliente?
¿Qué producto será tu siguiente CASH COW?


Muchas gracias por tu tiempo y deseo que ELIJAS. 

Mi nombre es Gabriel Uribe 
ELIGE SEGUIRME en:
http://twitter.com/GabrielUribe
http://www.facebook.com/GabrielUribe13
http://mx.linkedin.com/in/gabrieluriberodriguez        
                       





Se ha producido un error en este gadget.

Twitter Updates

Twitter Updates

    follow me on Twitter