miércoles, 21 de diciembre de 2011

Muchas Gracias y Felices Fiestas

Quiero desearte a ti desde Centrum, que tengas unas Felices Fiestas y que el proximo año venga con mucha más abundancia. Gracias por confiar en nosotros y creer en tu potencial de crear una mejor realidad.

martes, 8 de noviembre de 2011

8 abrazos al día, una buena solución

Esta ponencia explica los beneficios que puede causar a nuestro plantea y economía el alcanzar niveles altos de oxitocina.
Espero lo disfrutes










lunes, 3 de octubre de 2011

Fórmula para evitar el crecimiento por tacañísimo y perdida de tiempo.



Quiero compartir contigo en este mes la uno de los aprendizajes que tuve al terminar de leer el libro “Las 5 grandes metas que guiarán tu vida” de John P. Strelecky. En este libro el autor presenta una formula para evitar tacañísimo en nuestras organizaciones.
La mayor parte de las decisiones de la vida empresarial, están hechas con esta fórmula matemáticas básicas, C+E=O donde C es el Costo,  E es Esfuerzo y O es lo obtenido. Es decir, lo que cuesta más el esfuerzo que haremos nos dará un el resultado obtenido. Sin embargo, la mayoría de las veces cuando solamente nos concentramos en esta fórmula sufriremos de Tacañitis o perdida de tiempo, la propuesta es para aumentar nuestro abundancia y esto significa que la fórmula debe de traducirse así C+E  poniendo el enfoque en que O debe de ser mayor que C y E.
Muchas personas pueden sufrir estancamiento o falta de crecimiento en sus organizaciones al tomar una decisión sobre invertir en abrir un nuevo mercado, contratar o entrenar a alguien, adquirir un nuevo producto o servicio, etc si basan  su toma de decisiones únicamente en el Costo o se quedan preocupados por el Esfuerzo necesario para lograr. Lo importante de la fórmula es que lo Obtenido siempre sea mayor que la combinación de costo y del esfuerzo, es decir, si lo obtenido es mayor, vale la pena hacerlo.
Durante la historia el protagonista se pregunta sobre una inversión en libros de medio millón de dólares al año  para sus empleados y el razonamiento es el siguiente. Medio millón de dólares en libros a primera vista parece mucho, esto significa 4 libros de 10 dólares al año por empleado.
El personaje dice si selecciono buenos libros que tengan un beneficio práctico e inmediato para las personas que trabajan conmigo. La pregunta real es… tras leer los cuatro libros que les compre, ¿mi gente tomará por lo menos 41 dólares de mejores decisiones, o será 41 dólares más productivos, o tendrán una idea que valga por lo menos 41 dólares sobre como dirigir a sus equipos, o podrán resolver problemas 41 dólares más rápido, porque ahora tiene referencias comunes y métodos de trabajar?
Al ser su respuesta es: por supuesto que sí. Mientras O exceda a C+E, la inversión es buena. Además, no sólo utilizarán esa información una vez ya que obtengo el beneficio de su crecimiento durante todo el tiempo en el que trabajen conmigo, así que la inversión se hace.
A pesar de que este ejemplo es ficticio puedo decirte con certeza que algunos de mis clientes han estado en situaciones que han dejado de ganar dinero por solo tomar en cuenta el Costo y el Esfuerzo de una decisión. Por  ejemplo, No contratar a un operador de maquina que puede facturar 50 mil pesos mensuales a un costo de contratación de 12 mil mensuales, aun contabilizando 3 meses de pura capacitación durante el primer mes de trabajo este operador podría generar para la empresa más dinero.

Así que la próxima vez que tengas que tomar una decisión revisa que tu fórmula sea  C+E
Te dejo con esta reflexión por parte del autor “para lograr trabajar en un corporación y ser uno de los principales ejecutivos, o CEO, tienes que ser capaz de comprender la fórmula C+E
Mi nombre es Gabriel Uribe y me encantará escuchar tus comentarios, me puedes seguir en: 
twitter:@GabrielUribe

jueves, 1 de septiembre de 2011

5 Consejos para aprovechar las oportunidades que vienen


Que hacer para evitar bajar la escalera evolutiva durante la crisis

1.    No entrar en pánico y conservar la calma.

Cuando existe una situación que cambia el status quo, por lo general el cerebro químicamente reacciona de la misma manera que cuando está  en una situación de estrés. En estas situaciones el cerebro  aumenta la cantidad de adrenalina en el torrente sanguíneo y activa la función de preparar al cuerpo para huir o pelear,  .  Esto impide el acceso a la parte más creativa del cerebro.
Así que lo peor que puedes hacer en una situación de crisis en el negocio es entrar en pánico, ya que literalmente no le vas a permitir a tu cerebro pensar en soluciones que te ayuden a diseñar planes para aprovechar la oportunidades que se presentarán. Sólo activarás las posibles funciones o intenciones de pelear o huir.

2.    Recolectar, escoger y resolver problemas.

Haz una lista de los problemas de tu organización que más ocupan tu mente, como falta de clientes, liquidez, muchos gastos, etc.
Escoge solamente los tres más importantes y en haz de estos problemas tu proyecto a resolver por los siguientes 90 días. Por ejemplo, tengo el problema que mis clientes actuales me dejen de comprar. Proyecto: Negociar contratos a largo plazo con mis mejores clientes, conseguir 2 clientes NUEVOS en los siguientes 90 días.

3.    Deja de hablar de ella y llámala.

Como en la secundaría muchos veíamos a una persona que nos gustaba en  una fiesta y pasábamos toda la noche hablando de ella con nuestros amigos y fantaseando lo maravilloso que sería bailar, salir o simplemente hablar con ella y así pasaban las horas hasta que llegaba el momento de volver a casa y nunca actuamos.
Con las oportunidades puede suceder exactamente lo mismo, nos ponemos a discutir con amigos, sobre quién es el culpable de la situación: el gobierno, EEUU, el narco, etc; y de cómo sería maravilloso si ellos no estuvieran o si fueran mejores y desperdiciamos “toda la noche” en la fantasía y no en la acción.
Deja de quejarte y fantasear sobre una situación ideal, si quieres crecer como organización, aumentar ventas o mejorar tus utilidades escoge qué quieres hacer y hazlo.  

4.    Muévete y haz que se muevan contigo.

Reúnete con tu equipo y pide que piensen en acciones específicas que puedan implementar desde su puesto de trabajo para aumentar las ventas, reducir costos, aumentar la liquidez, ser más eficiente, etc.  Te sorprenderás de las ideas que pueden generarse.
Una vez que tengas estas ideas, escoge una, ponla en acción con tu equipo y mide la eficacia de la medida a los 30, 60 y 90 días.

5.    Cuéntaselo a quien más confianza le tengas.

Lo peor que podemos hacer en una situación de estrés o crisis es aislarnos o desperdiciar el tiempo siendo oráculos para el desastre: “no vamos a llegar a las metas porque estamos en crisis”.  También deberíamos evitar juntarnos con otros para sufrir juntos, “es muy normal que estés así pues es la crisis… a mí también me esta yendo re mal”.
Procura utilizar el tiempo para reunirte con personas que te aporten visiones diferentes a tu negocio que te permitan pensar en soluciones y planes de acción recursivos. 

Muchas gracias por leer esto, estoy seguro que será de valor para mejorar.
Mi nombre es Gabriel Uribe y me puedes seguir en: 
twitter:@GabrielUribe

lunes, 1 de agosto de 2011

La pereza, un buen camino para no lograr tus metas.



Quiero compartir contigo una historia que me pareció muy ilustrativa porque aun cuando sabemos que el dejarnos seducir, día con día por la pereza o el camino fácil, es muy peligroso y no nos acerca a nuestras metas. Es valioso contar con una recordatorio sobre el poder de elección que tenemos sobre el cumplimiento de nuestras metas. Esta historia aparece en el libro “El camino de la mente libre” de Tarthang Tulku y comienza así:

“…Lelo Sempa y Tsondru Ñidpa eran dos hermanos que vivían en el Tíbet hace algunos años. Cuando llegó la hora de que salieran al mundo a buscar fortuna, decidieron viajar juntos. Lelo, el mayor, era muy bueno para hablar, y casi siempre se salía con la suya gracias a su elocuencia. Tsundru, aunque no poseía una mente tan ágil como la de su hermano, era fuerte, de buen corazón y estaba siempre dispuesto a trabajar duro para alcanzar sus metas.

A lo largo de su viaje los hermanos caminaban kilómetros enteros en silencio. Durante estos lapsos de tiempo, Tsondru ideó una estrategia para cumplir su objetivo: encontraría trabajo en una gran ciudad y ahorraría lo suficiente para comprar su propia tienda. Lelo, por otro lado, pasaba estas horas de silencio soñando en la vida placentera que deseaba: llena de riquezas, mucha comodidad y fieles amistades. Cuando no soñaba con el futuro, Lelo recorría kilómetros enteros deleitándose con recuerdos de situaciones felices.  Cuando compartían sus pensamientos, Tsondru le contaba a Lelo sobre sus ambiciones y Lelo daba consejo a Tsondru acerca de cómo lograr sus metas.




Tsondru era muy entusiasta y siempre estaba dispuesto a realizar cualquier esfuerzo que fuera necesario. Cuando acampaban, cada noche, era Tsondru quien recolectaba la madera para la fogata y el que cocinaba la cena, mientras que Lelo realizaba observaciones tales como: “si acercas los leños delgados entre sí, el fuego arderá más y el arroz se cocinará más rápidamente”. Las recomendaciones de Lelo eran tan útiles que Tsondru no se daba cuenta de que eran la única contribución de aquél.

Lelo, por su parte, no pasaba por alto la naturaleza industriosa y emprendedora de Tsondru y gradualmente fue percatándose de que una alianza con Tsondru garantizaría que sus sueños de una vida holgada y de fortuna se volvieran realidad. Un día comentó a Tsondru lo siguiente: “Propongo que cuando lleguemos a la ciudad, hermano mío, nos unamos en una empresa. Indudablemente, juntos podremos conseguir un gran éxito”. Tsondru meditó sobre la propuesta mientras caminaban; tras un rato respondió: “Eres muy ágil en tu pensamiento y posees un gran sentido común, por lo que pienso que sería una sabia decisión trabajar contigo”. Fue así que quedó consolidada la sociedad.

Los hermanos llegaron por fin a Shigatse, una gran ciudad tibetana y encontraron que bullía el ajetreo de gente trabajando por doquier. Decidieron quedarse allí, y Tsondru inmediatamente empezó a pensar en conseguir trabajo. “Ven, Lelo” le dijo, “vamos a buscar trabajo; ahorraremos el dinero suficiente para comprar una tienda”. Lelo respondió que antes de conseguir trabajo necesitaba tiempo para conocer la ciudad e investigar todas las posibilidades que ésta ofrecía. Le hizo notar que había tiempo de sobra y que un hombre inteligente se movía con cautela en situaciones como ésa. Lelo no tuvo prisa y Tsondru se fue solo; éste pronto encontró un empleo. Con su sueldo no podía ahorrar pero era capaz de mantener a ambos. Como creía que Lelo pronto encontraría un empleo, gustosamente le mantenía.

Al poco tiempo, gracias a su ingenio y afabilidad, Lelo ya había conseguido muchos amigos. La pequeña casa que compartía con Tsondru a menudo estaba llena de gente; la cerveza se repartía en abundancia y la conversación era siempre interesante. Su estilo de vida era placentero y agradable; Tsondru estaba contento; difícilmente se daba cuenta de que Lelo había dejado de buscar empleo.

Tsondru trabajaba bien y como resultado de ello su jefe le concedió más responsabilidades. Su sueldo mejoró; no obstante, tras costear las extravagantes fiestas que su hermano organizaba, no le sobraba dinero para ahorrar. Conforme los meses se hicieron años, Tsondru olvidó sus planes de comprar la tienda.

En ocasiones algún amigo de su hermano apartaba a Tsondru para señalar cortésmente que Lelo contribuía poco a su vida. “¿Acaso le preocupa encontrar trabajo?”, preguntaba el amigo.”¿Cuáles son sus planes?” Parece que no hace otra cosa que pasar el tiempo disfrutando de placeres banales”.
 
Cuestiones como ésa dejaban a Tsondru confundido y ansioso, aunque defendía a su hermano incondicionalmente. “Lelo necesita tiempo para encontrar una posición que sea realmente buena”, contestaba. “ Además, siempre estamos rodeados de compañía agradable. Nunca necesitamos buscar entretenimiento. Como puedes ver, de ese modo él contribuye”.

Sin embrago, la duda empezó a crecer en la mente de Tsondru, obligándole, finalmente a preguntar: “Lelo, de vez en cuando alguno de tus amigos me pregunta por qué no trabajas. ¿Puedes decirme por qué no lo haces?”

Lelo pensó por un momento y respondió: “Hermanito, ¿por qué prestas importancia a las preguntas de quienes poco se preocupan por tus intereses?  Pienso que esas personas son superficiales y que envidian nuestra vida feliz. Tal vez quieren tornarte en mi contra. Cualquiera que sea su motivo, ¿para qué alentar esos chismes sin sentido? Existen cosas más importantes en qué utilizar el tiempo y mejores amigos de quienes rodearse. Así que deja de lado esa pregunta y continúa con tus asuntos.

Satisfecho con la respuestas de Lelo, Tsondru olvidó el asunto. Pero al poco tiempo el jefe de Tsondru se encontró con problemas y se vio obligado a cerrar su negocio repentinamente. Tsondru perdió el trabajo a medio día; se dirigió a una cafetería cercana para pensar sobre sus situación. Mientras estaba perdido en sus pensamientos se acercó un hombre joven que le preguntó si podía sentarse en su mesa. Tsondru hizo espacio al joven y le pregunto su nombre.

“Soy Gewa Chosky y acabo de llegar a Shigatse. Mi plan es buscar un trabajo y ahorrar lo suficiente para comprar un negocio pequeño. ¿Conoce algún buen lugar en esta ciudad dónde pueda encontrar trabajo?”

Los ojos del joven eran brillantes y su personalidad vigorosa y entusiasta. Era fácil adivinar que lograría lo que planteaba. Su entusiasmo contrataba fuertemente con el opaco vació que llenaba el corazón de Tsondru.

Entonces Tsondru se percató de que había perdido una gran oportunidad. Al igual que el joven Gewa, él había tenido grandes ambiciones; también había querido llevar un negocio propio exitosamente y había deseado obtener alegría y satisfacción por sus esfuerzos. Sin embargo, de alguna manera las cosas no habían resultado como él quería. Por el contrario, ahora estaba allí, no era joven y se encontraba desempleado. A pesar de los recuerdos de las situaciones sociales compartidas con sus amigos, no podía sentirse satisfecho con su vida.

Cuanto más pensaba Tsondru en el asunto, más se daba cuenta de que la influencia de Lelo estaba en el centro de su vacío. Él había prometido contribuir en gran medida, pero en realidad sólo había gastado; poco a poco había terminado con la energía y el tiempo de Tsondru, socavando los planes de vida.

 Tsondru miró a Gewa y le comentó: “Cuando yo tenía tu edad también llegué a Shigatse buscando fortuna. Tenía planes como los tuyos pero nunca los realicé porque estaba demasiado dispuesto a consentir una vida cómoda. Justamente hoy perdí mi trabajo; me queda la mitad de mi vida y no tengo ahorros. Te voy a dar un consejo. No sé dónde puedas conseguir trabajo pero encuéntralo pronto y esfuérzate.

No permitas que otros te convenzan de abandonar tu mente. Si te incitan a dedicar más tiempo al ocio o dicen que trabajas demasiado. No les prestes atención porque esos no son tus amigos. Tan sólo debes escuchar lo que te dice el corazón y seguir tu meta; haz lo que te dicten. Así, cuando llegues a mi edad te sentirás más que satisfecho. Tu vida será rica y plena; tendrás un corazón orgulloso y lleno de confianza. Aun cuando pierdas las riquezas que acumules, prosperarás porque contarás con el tesoro de la profunda satisfacción y del aprecio por tu vida”. Gewa Chosky agradeció en silencio a Tsondru y el hombre mayor salió de la cafetería.

La plática con Gewa Chosky ayudó a Tsondru a ver su propia vida en perspectiva y a darse cuenta de qué debía hacer. Al llegar a su casa encontró a su hermano rodeado por el acostumbrado grupo de amigos. Tsondru dijo, “Amigos míos, hagan el favor de dejarnos solos porque tengo que hablar en privado con mi hermano”.

“¿No puede esperar esa charla, Tsondru?”, replicó Lelo. “Estamos en medio de una historia muy buena y no quiero perderme el final”.

Tsondru negó con la cabeza y dijo, “No”. Por el tono de su voz todos supieron que lo mejor sería marcharse Un tanto incómodo, Lelo fue a cerrar la puerta tras sus amigos, protestando, “¿Qué es aquello que debe tener prioridad frente a nuestros invitados?”

“En primer lugar”, Tsondru respondió, “esta mañana perdí mi empelo. Ya no tenemos ingresos. Mientras pensaba qué hacer me percaté de que esta vida que hemos creado en realidad no nos ha dejado nada bueno. También me di cuenta de que estoy envejeciendo y de que no me he centrado en llevar a cabo mis metas. Pero como aún no estoy demasiado viejo para luchar por ellas he decidido dejarte, viajar a otra ciudad y empezar de nuevo. Tengo la determinación de lograr mis objetivos. Antes de partir, debo decirte que tú también deberías dejar de desperdiciar tu vida. Tu discurso es ágil y te ha llevado a ganar muchos amigos, pero no te ha propiciando nada más. Eres mayor que yo pero dependes de mí para tu manutención, ¿qué harás cuando me vaya?”

Por primera vez, Lelo no tenía lista una respuesta. Tras titubear un rato, suplicó a Tsondru que cambiara de opinión y que se quedase, pero Tsondru no respondió. Lelo entonces montó en cólera y acusó a Tsondru de traicionarle, de abandonarle para luchar por metas egoístas. Después acusó al jefe de Tsondru de forzarlo a tomar una decisión apresurada. Lelo culpó a todas las personas y cosas que se le ocurrieron, pero nunca consideró que su propia pereza fuera la causa del problema.

Tsondru partió y se estableció en otra ciudad. Dos años después había ahorrado lo suficiente para comprar su negocio soñado; pronto prosperó y adquirió un renombre. Son embargo Lelo, su hermano, fue deambulando de pueblo en pueblo por el resto de su vida, contando historias en las tabernas a cambio de comida y compañía.

En tibetano, la palabra lelo significa “pereza” mientras que tsondru significa “vigor”. Ambas cualidades son innatas en nosotros y podemos elegir cuál de éstas fomentar en nuestra vida diaria.”

Tarthang Tulku continua diciendo, la mente perezosa se hace pasar por amiga nuestra, ofreciéndonos comodidades y alegría, pero en realidad poco a poco consume nuestros sueños más preciados y nos vuelve pasivos. Es el mayor obstáculo para nuestro progreso en el camino espiritual. Aquí yo agregaría que también en el logro de nuestras metas.

Cuando estamos en el camino a lograr nuestras metas nuestra mente puede susurrarnos que esperemos, que descansemos un rato o que hagamos otra cosa porque después habrá tiempo para hacer esas acciones y compromisos. Los argumentos que da la mente siempre parecen lógicos, sensatos y como en el caso de Tsondru, es fácil quedar atrapados en un “lógica perezosa”.

Te invito esta semana seas conciente cuando “lelo” comience a seducirte y con paciencia resistas a esta seducción y escojas las acciones que forjan al ser que logra las metas que  deseas: hacer esa llamada para cerrar una venta, hacer esas 3 citas con clientes, salir de tu cama a las 6:15 am para correr esos 20 minutos, meditar 30 minutos antes de dormir, ahorrar $500, … Te aseguro que te sorprenderás de lo mucho que puedes avanzar con estas pequeñas acciones.

Muchas gracias por tu tiempo y me encantará escuchar tus comentarios.

lunes, 25 de julio de 2011

De acuerdo con un artículo en http://www.deportesalud.com/ el ejercicio físico trae consigo diversos beneficios al que lo practica, entre los que me parecieron más interesantes se incluye que:
-       Aumenta la circulación cerebral, lo que hace al individuo más despierto y alerta, y mejora los procesos del pensamiento.

Un claro ejemplo de los beneficios sobre el aumento de la circulación cerebral fue el triunfo de Bobby Fischer sobre Boris Spassky en el campeonato mundial de ajedrez de 1972.

Bobby Fischer ha sido el único estadounidense en los últimos tiempos que ha sido  capaz de ser campeón mundial de ajedrez. Venció al ruso Boris Spassky.
Spassky era un fumador empedernido, tenia sobrepeso y veía al ajedrez sólo como un juego mental. Bobby mencionó que la razón principal por la cual derrotó a Spassky era que él se preparó nadando bajo el agua.
El ajedréz es un juego mental.  Sin embargo, nuestro cuerpo  es el único vehículo que tenemos para hacer el viaje al logro de nuestras metas.
Coincido con Steve Chandler cuando dice el éxito fluye más rápido en las mentes abiertas y creativas. Cuando la gente entiende completamente el elemento físico de su éxito, a menudo le sorprende. Ese "tiempo libre" que toman para caminar, hacer ejercicio o practicar un deporte, en realidad suma a su éxito en lugar de posponerlo (como la mayoría de la gente teme que lo hará).
Te invito a que esta semana comiences a prepara tu cuerpo para que tu mente te alcance en tu meta.
Los participantes de la mujer dormida ya comenzaron.




Mi nombre es Gabriel Uribe y me encantará leer tus comentarios enguribe@centrumsite.com
O me puedes seguir en twitter:@GabrielUribe

Cómo abatir el freno de la perfección

“La búsqueda de la perfección absoluta nos paraliza y nos aleja de la oportunidad de alcanzar las metas que sí son posibles.”
Ricardo Homs

Entre las cosas que he aprendido durante mi vida como emprendedor y sirviendo a mis clientes durante los procesos de emprender un negocio o simplemente para ayudarles a mejorar, me he encontrado con algo muy importante:  “Es más importante el progreso que la perfección.”
Son incontables las veces que he escuchado a clientes o colaboradores que se quejan por no comenzar con su negocio porque no tienen el dinero para hacerlo para que sea “PERFECTO”.  Cuando comienzo a indagar cuál es su concepto “CREADO Y FANTÁSTICO DE PERFECTO” me doy cuenta que creen que necesitan un montón de cosas para comenzar, como 3 mil metros cuadrados, 500 sucursales, 18 variedades del mismo producto, un edificio corporativo, un salón tipo auditorio, presupuesto suficiente para tener espectaculares y anuncios de TV, entre muchos otros. Estos conceptos son falsos porque pierden de vista la historia que vivieron las otras compañías para estar como están al día de hoy.

Wikipedia describe esta situación de parálisis por el perfeccionismo de la siguiente forma “la formanegativa del perfeccionismo puede tomar la forma de procrastinación cuando se emplea para posponer tareas “No puedo empezar el trabajo hasta que no sepa la manera ‘correcta’ de hacerlo”, y el desprecio de uno mismo cuando se usa para excusar un mal rendimiento o para buscar la comprensión y refuerzo de otras personas “No puedo creer que no sepa alcanzar mis objetivos. Debo de ser idiota; si no, ¿cómo puedo ser incapaz de hacer esto?”
En el ámbito laboral, el perfeccionismo a menudo viene acompañado de baja productividad, dado que se pierde tiempo y energía en los detalles irrelevantes de las tareas o actividades diarias, lo que puede llevar a la depresión, la antipatía de los compañeros y un mayor riesgo de accidentes.”
¿Qué podemos hacer para salir de este bache?
Comencemos por conocer e
specíficamente lo que la palabra perfecto significa. D, de acuerdo con el diccionario de la Real Academia de la Llengua es:
1. adj. Que tiene el mayor grado posible de bondad o excelencia en su línea.
2. adj. Que posee el grado máximo de una determinada cualidad o defecto.
Es muy importante tener en cuenta que la definición describe “el mayor grado posible… en su línea”, es decir, la perfección no es universal ya que depende de la línea de dónde se parte, lo que nos permite ofrecer  el mayor grado posible de bondad o excelencia con los recursos que se tiene al día de hoy.
El común denominador de las personas entiende la perfección como “La  ausencia total de defectos o errores”. Sin embargo, de acuerdo con el diccionario de la Real Academia de la Lengua, perfección, es la acción de perfeccionar, esto significa que la perfección es tomar una acción determinada que nos permita mejorar algo que ya fue realizado.
Confundir la perfección con el perfeccionismo, nos puede llevar a un gran bache.

De acuerdo con la psicología el perfeccionismo, es la creencia de que la perfección puede y debe seralcanzada. En su forma patológica, es la creencia de que cualquier cosa por debajo de un ideal de perfección es inaceptable. De esa forma creamos  en nuestra mente imágenes sobre cómo debería de ser nuestro negocio desde el primer día lo cual a veces nos detenga, ya que no existen o no podamos ver, o acceder a los recursos necesarios y suficientes para cumplir dichas expectativas del “debería ser así desde el día 1”. Recordar la definición de perfección, nos ayudara a sobre pasar este impasse, que es la acción de perfeccionar. Lo que significa que es un proceso de mejora constante, es decir, comienzo un negocio y voy haciéndolo mejor cada día que pasa, lo voy “perfeccionando.”
Es muy importante para este punto el conocer de dónde viene etimológicamente la palabra perfecto que es del latín  perfectĭo, que significa terminar o completar.
Para evitar la procrastinación de tu emprendimiento te recomiendo 3 cosas:
  • Hacer lo que Pablo García Cid “DIRECTOR DE CAFÉ PUNTA DEL CIELO” dijo “Comienza chico pensando en grande”
  • Preguntarte ¿con los recursos que tengo hoy, cuál es el mayor grado de perfección que puedo ofrecer en mi línea de mi negocio?
  • No busques ser perfecto, lucha por lograr la perfección.
Mi nombre es Gabriel Uribe y se que si echas a andar alguno de estos consejos tu vida laboral o empresarial tu progreso comenzará a hacerse notar increíble.
Me puedes escribir a: guribe@centrumsite.com
O seguirme en:  twitter:@GabrielUribe

domingo, 26 de junio de 2011

Logra mejora tus resultados empresariales haciendo ejercicio


Cada vez que ejercitamos nuestros músculos éstos mejoran su desempeño, permitiéndonos lograr mejores resultados y retos más grandes.  Al igual que nuestros músculos, al ejercitarse el cerebro también mejora su desempeño, logrando asimismo mejores resultados y alcanzar retos más  grandes.

Esta hipótesis está respaldada por evidencia científica que quiero compartir contigo.  En particular sobre cómo el ejercicio físico te puede ayudar a mejorar tu desempeño empresarial.

Estudios médicos han encontrado que el ejercicio aumenta la actividad cerebral de los lóbulos frontales y del hipocampo.lóbulos frontales y del hipocampo. Ésta actividad se relaciona con funciones necesarias para un buen desempeño empresarial.
De acuerdo con los doctores Stuss & Alexander, el lóbulo frontal es el encargado principal de desarrollar funciones ejecutivas en el cerebro, como la planeación, memoria de trabajo, fluidez (diseño y verbal), solución de problemas complejos, flexibilidad mental, generación de hipótesis, estrategias de trabajo, seriación y secuenciación.  En otros estudios el doctor Fernández-Duque explica que las porciones polares de la corteza prefrontal dorsolateral se encuentran relacionadas con los procesos de mayor jerarquía cognitiva como la metacognición, permitiendo la auto-evaluación (monitoreo) y el ajuste (control).

Todas esta funciones ejecutivas las ejercemos día a día en nuestras empresas o centros de trabajo.  Por ello, al estimular por medio del ejercicio físico  nuestro lóbulo frontal estaremos poniendo en forma nuestro cerebro para mejorar el desempeño de las funciones mencionadas arriba, incluyendo nuestra planeación, resolución de problemas complejos, flexibilidad mental, generación de hipótesis, estrategias de trabajo, seriación y secuenciación y capacidad de aprendizaje.  Esto nos permitirá estar mejor preparados para enfrentar y alcanzar retos más  grandes.

Sin duda, esta es una hipótesis con bases científicas; para probarlo lo más importante es que tu vivas tu experiencia.  Por eso te invito al reto de la mujer dormida (www.retomujerdomida.com) para mejorar tu desempeño físico y mental y en consecuencia, tu éxito empresarial.

Mi nombre es Gabriel Uribe y será un honor contar con tu presencia en el reto y escuchar tus comentarios.
Sígueme en: twitter @GabrielUribe
 

viernes, 17 de junio de 2011

Así es como tu suerte cambia para mejor:

Kozo Nishino
"La fortuna florece a la luz
de la energía de vida.
Si tenemos más energía de vida,
entonces nos volvemos  fuertes
y lleno de vitalidad,
y nuestra suerte cambia. "



Este poema nos permite reflexionar la alianza que forma el cuerpo y la mente. 
MUEVETE para MEJORAR TU SUERTE. 
Mi nombre es Gabriel Uribe y deseo que tengas mucha suerte.

GENERA TU FORTUNA: www.retomujerdormida.com

lunes, 6 de junio de 2011

Ser fiel a tu YO futuro


Me encontré una lectura que me pareció muy valiosa para todos las personas que desean tener un mejor futuro, comenzando desde las acciones que hagas hoy.
A manera de resumen un joven de 8 años llamado Richard hijo de un carpintero va en camino de la fuente de la abundancia (the well of wealth) y se encuentra con el Optometrista
Del libro Wink a Modern Day Parable of Wealth Beyond Words de Roger Hamilton.
“… Él sintió que le estaban apuntando en dirección opuesta a lo que él sabía y habia aceptado. Se sentía como si se estuviera moviendo más lejos de la Fuente que su padre le había pedio que visitara. El podía optar por dar marcha atrás, o continuar en este camino. ¿Qué diría su padre? Podía oír las palabras de su padre.

lunes, 16 de mayo de 2011

Date permiso de vivir sin etiquetar tus vivencias.


Quiero compartir contigo el relato de un libro que hace unos años  compre a mis sobrinas y provocó en mi un cambio de paradigma, sobre como calificaba o etiquetaba los acontecimientos de mi vida. Deseo en verdad que esto te permita por lo menos cuestionar las etiquetas o calificativos que le pones hoy en día a tus experiencias.
Del Libro “La suerte de Ozu”  de Claudia Rueda, del Fondo de Cultura Económica.
“Hace muchos años, en tiempo de guerra, un buen hombre y su hijo vivían en una granja. La gente del pueblo los consideraba ticos porque tenían un caballo. Una mañana al entrar en el establo OZU, el hijo, encontrón que su caballo había escapado. Corrió hacia donde estaba su padre. Le contó lo que había visto y le dijo que era lo peor que les había pasado. Al día siguiente, cuando Ozu limpiaba el establo escuchó unos caballos galopando a lo lejos. Salió a mirar qué pasaba y se encontró con que su caballo volvía a la granja acompañado de una manada de potros salvajes. Al ver esto, Ozu corrió hacia la casa gritando: -¡Nuestro caballo ha vuelto y nos ha traído una manada de potros! ¡Esto es lo mejor que nos ha pasado! Su padre, muy sabio, le contestó:-¿Estás seguro? ¿Cómo lo puedes saber?
Esa misma tarde, Ozu quiso domar a uno de sus nuevos potros. En cuanto el caballo sintió el peso sobre su lomo, empezó a saltar sin control y Ozu cayó al suelo, rompiéndose un brazo. Ya en su cama, adolorido, le dijo a su padre que la llegada de los potros eran lo peor que le había pasado. Nuevamente, su padre volvió a preguntarle:-¿Estás seguro?¿Cómo lo puedes saber?
A la mañana siguiente, el padre y su hijo se despertaron al oír unos fuertes golpes en la puerta de la casa. Eran unos soldados que venían a reclutar a Ozu para el ejército. El padre llevó a los soldados al dormitorio de su hijo y les dijo que podían llevárselo. El capitán lo miró detenidamente y comentó muy serio: - Así no nos sirve –y salió de la casa seguido por los otros soldados. Ozu, aliviado, le dijo a su padre: -¡Que suerte he tenido! Pero su padre, muy sabio, le contestó una vez más: -¿Estás seguro?¿Cómo lo puedes saber?
Espero que en esta semana cuando suceda algo inesperado en tu vida en vez de calificarlo de “terrible”, “malo”, “excelente”, “bueno”, pregúntate ¿cómo lo puedes saber? y date permiso de simplemente de  vivir la experiencia y esperar que la vida te sorprenda.
Muchas gracias. 
 

lunes, 2 de mayo de 2011

ELEGIR una herramienta para logra el éxito.


ELEGIR es una herramienta muy poderosa para logra el éxito.
Quiero compartir contigo el poder que conlleva el “ELEGIR”.
Cuando algunos de mis clientes se encuentran estancados en alguna situación personal o empresarial como no vender lo suficiente, no sé a quien hablarle para vender, no sé como vender, no sé a quien vender mis servicios, no sé como motivar a mis personal, no sé como ser empresario, no sé como encontrar trabajo, no sé como ganar dinero, etc. 

 Estas línea de pensamiento te mantiene en estados poco creativo y lleno de miedo.
Ya que, bajo esa línea de pensamientos es muy fácil generar una serie de respuestas que no llevan a la solucionar el problema.

POR EJEMPLO:
Un cliente dice:
No tengo dinero.
No tengo dinero porque no vendo lo suficiente.
No vendo lo suficiente por qué no sé como vender,
O no vendo lo suficiente por qué no sé a quien venderle.
O no vendo lo suficiente por qué no sé que vender.
Por lo tanto, sigo sin tener dinero.

Esta lógica de pensamiento nos explica por qué no logra los resultados pero no soluciona el problema ya que se genera un circulo vicioso con las posibles soluciones.
POR EJEMPLO:
Un cliente dice:
No tengo dinero.
No tengo dinero porque no vendo lo suficiente.
No vendo lo suficiente por qué no sé como vender…
Necesito capacitarme en como vender…
NO tengo dinero para capacitarme…
Por lo tanto, sigo sin tener dinero.

Para romper el circulo vicioso que se genera con esta línea de pensamientos es muy importante, la distinción de ELEGIR la cual te pone en una posición que permite tomar acción que te acerquen a la solución.
POR EJEMPLO:
Un cliente dice:
No tengo dinero.
No tengo dinero porque no vendo lo suficiente.
No vendo lo suficiente por qué no sé como vender.
ELIJO, vender.
ELIJO llamar a un amigo a que me explique como vende.
ELIJO llamar a 3 personas y pedir una cita, etc.
No vendo lo suficiente por qué no sé a quien venderle.
ELIJO, tomar mi agenda y ELEGIR a 20 personas para llamarles.
No vendo lo suficiente por qué no sé que vender.
ELIJO, escoger 1 servicio que se hacer y venderlo.
ELIJO, comprar algo y revenderlo, etc.

Al Elegir le estamos permitiendo a nuestro cerebro trabajar desde su parte más creativa y nos permite ir hacia delante.
Ahora te dejo estas preguntas que deseo sean valiosas para ti. 

¿Qué puedes elegir ahora que te permitirá tener la libertad financiera o de tiempo que requieres?
¿Qué eliges hacer para superar las metas que tu jefe te puso?
¿A quién eliges para que sea tu próximo gran cliente?
¿Qué producto será tu siguiente CASH COW?


Muchas gracias por tu tiempo y deseo que ELIJAS. 

Mi nombre es Gabriel Uribe 
ELIGE SEGUIRME en:
http://twitter.com/GabrielUribe
http://www.facebook.com/GabrielUribe13
http://mx.linkedin.com/in/gabrieluriberodriguez        
                       





Se ha producido un error en este gadget.

Twitter Updates

Twitter Updates

    follow me on Twitter